Levadura de Cerveza

La levadura de cerveza es básicamente un conjunto de hongos unicelulares derivado de la descomposición del gluten de la cebada. Es quien produce las burbujas de la cerveza, formadas por bióxido de carbono, responsable también de inflar el pan en el horno. Durante el proceso de fermentación, la levadura de cerveza libera todo el potencial contenido en ella, produciendo vitaminas, proteínas y minerales.

Hoy día se le conocen muchas más propiedades que sus enormes aportes nutritivos; es por eso que se la deseca y se la consume en preparados de escamas, píldoras o polvos, utilizándola para mejorar la piel, estimular el crecimiento del pelo y regular los niveles de azúcar en sangre.

levadura de cerveza

La levadura de cerveza contiene muchas proteínas, a un nivel ideal para dietas vegetarianas. También contiene hierro, fundamental para quienes padecen casos de anemia. La vitamina B es otro de sus componentes, e influye positivamente en las personas que padecen estrés y ansiedad, en lo cual también ayuda su alto contenido de cromo.

Quizá su uso más difundido sea como complemento para las embarazadas o mujeres que estén dando de lactar, ya que favorece la producción de calostro debido a la presencia de ácido fólico, y aporta muchísimos nutrientes tanto a la madre como al bebé.

Es ideal para los niños y adolescentes en etapa de crecimiento. Reduce los niveles de colesterol malo y aumenta los del colesterol bueno. También beneficia al organismo desintoxicándolo y regenerando la flora intestinal.

Consumir levadura de cerveza mejora los tejidos; especialmente las uñas, piel y pelo. También ayuda a regenerar la piel luego de quemaduras, cortes, cirugías o ampollas.

Tiene muy pocas contraindicaciones, y puede ser consumida prácticamente todo el mundo, aunque las personas con enfermedades crónicas deberían consultar con su médico antes cualquier duda.