Aplicaciones de la levadura de cerveza

La levadura de cerveza contiene muchísimas propiedades y aplicaciones muy beneficiosas para el organismo, entre las que se destacan la presencia de numerosísimos nutrientes, entre los que encontramos proteínas, vitaminas, aminoácidos esenciales y vitaminas, especialmente las del complejo vitamínico B, quienes inciden en el sistema nervioso y fortalecen al inmunológico. También aporta carbohidratos, ácidos grasos insaturados y lecitina, que reducen el colesterol “malo”, promueven la formación del colesterol “bueno” y regulan los triglicéridos. También contiene minerales como el cromo y el hierro, que ayudan a recuperar personas de estados anémicos y ayudar a quienes padecen hipertensión. También se recomienda a las embarazadas, al ser una fuente de alimentos magnífica tanto para la mujer como para el bebé, siendo indicada en niños y adolescentes que estén en etapa de crecimiento o deportistas que consuman demasiada energía.

principales aplicaciones de la levadura de cerveza

La levadura es conseguible en dietéticas, usualmente en presentaciones de  polvo, cápsulas o gránulos. A veces incluso se le elimina el gusto amargo. Una de las opciones para ingerirla es espolvorearla sobre las ensaladas, sopas, fideos, guisos u otros alimentos como si se tratase de queso rallado u otra guarnición. También se puede mezclar con yogurt o jugo de naranja. Las dosis diarias rondan por las dos o tres cucharadas, que deberían distribuirse en varias aplicaciones para no modificar demasiado el sabor de los alimentos. Tratándose de comprimidos, lo recomendado para su aplicación oscila entre 6 y 10 comprimidos, aunque en estos casos siempre es bueno seguir las indicaciones de un especialista o, cuando menos, las que aparecen en el prospecto.