Levadura de cerveza líquida

La levadura de cerveza líquida es más cara que sus otras presentaciones más conocidas, como lo son en polvo, escamas o granulado. También es más difícil de almacenar, y su período de consumo es mucho menor, estando reducido a seis meses. Incluso se debe hacer un tratamiento antes de ser utilizada en la elaboración de cervezas para obtener la cantidad y densidad deseada, comúnmente conocido como “starter”.

¿Por qué, entonces, muchos prefieren este tipo de levadura?

La levadura líquida es la más recomendada, y la variedad de sabores que pueden obtenerse es mucho mayor debido a la gran cantidad de cepas que existen en el mercado. Hay que tener en cuenta también que se trata de un producto mucho más natural que la levadura seca, en el que se evitó un proceso durante el que se habría perdido parte de sus nutrientes. También es de una calidad muy superior, y los costes de producir cerveza pueden reducirse bastante, ya que la levadura líquida puede reutilizarse hasta cinco veces.

levadura de cerveza en estado liquido

Claro que requiere de más experiencia a la hora de elaborar cervezas, por lo que no se recomienda para quienes recién se estén introduciendo en la fabricación cervezas artesanales. Hay que procurar que no se pierda jamás la cadena de frío, y utilizarla lo antes posible teniendo, como ya se ha dicho, seis meses antes de que se eche a perder.

En resumen, la levadura líquida es ideal para quienes tienen experiencia en el campo de la fabricación de cervezas artesanales, pudiendo rendir bastante más que otros tipos de levadura, y aportando un espectro mayor en variedades de sabor.