Levadura de cerveza: Un gran suplemento en tu dieta

Seguramente la conozcas como uno de los ingredientes de cierta bebida alcohólica que toma parte de su nombre, pero la levadura de cerveza es mucho más que eso. Se trata de un microorganismo -un hongo, para ser más precisos- que se desarrolla a partir de la malta o la cebada y que dependiendo de un proceso industrial posterior se lo puede  utilizar para la elaboración de diversos productos de industrias tan diversas como la alimenticia, la cosmética o la farmacéutica. La principal ventaja que presenta la levadura de cerveza es que se la puede combinar con una gran cantidad de alimentos bajo diferentes presentaciones, por lo que pueden aprovecharse sus beneficios  fácilmente y en forma variada.

Una fuente de nutrientes para todas las dietas

La levadura de cerveza se utiliza como suplemento para tratar diferentes déficit de vitaminas y minerales, en casos de enfermedades donde se pierden biomoléculas esenciales como las proteínas ,  para normalizar el metabolismo o sobreponerse de alguna situación traumática como una cirugía. Sus aplicaciones son muchas y ha sido utilizada por civilizaciones tan antiguas como los egipcios siglos antes de Cristo.

Dentro de los principales nutrientes que posee este valorado producto se destacan tres aminoácidos esenciales que suelen encontrarse en pocos alimentos en forma completa. La lisina, isoleucina y triptofano sólo se hallan en grandes cantidades en productos lácteos como el huevo y la leche y, llamativamente, en la levadura de cerveza.  Forman proteínas de gran valor biológico que junto a vitaminas del grupo B también presentes participan en el desarrollo de muchos de los procesos más importantes del cuerpo. Los ácidos grasos. que favorecen una correcta distribución del colesterol bueno, la síntesis de hormonas y el mantenimiento de una buena circulación, también forman parte de ella.

levadura de cerveza en pastillas para una dieta

Ideal para todo tipo de pacientes

Su utilización como suplemento dietario -además de su espectacular fuente de nutrientes- se debe a una serie de características notables. En primer lugar, tiene muy pocas calorías por lo que puede ser ingerida por personas que se encuentren en un tratamiento para bajar de peso o incluso diabéticos. También, por su gran cantidad de proteínas, ayuda a las personas ancianas a reponer el déficit que estas suelen presentar a medida que pasan los años, mismo problema que sufren aquellos que han tenido accidentes graves o cirugías complejas. Al contener poca cantidad de sodio, puede ser utilizada por hipertensos o personas con problemas cardíacos. Incluso los que siguen una dieta vegetariana pueden consumirla sin problemas al mismo tiempo que los ayuda a suplantar las proteínas perdida por  no consumir carne.

La levadura de cerveza puede encontrarse en dietéticas muy fácilmente en forma de polvo o cápsulas y se la consume generalmente junto a comidas o bebidas sin alterar su ingesta. Suele agregarse como si se las estuviera condimentando o mezclando con un ingrediente más sin modificar su sabor o composición.

La dosis recomendad es de 20 gramos diarios y aunque casi no posee efectos secundarios, sí se debe prestar especial atención en el caso de pacientes con problemas renales o de gota dada su alta concentración de purinas, las cuales no podrán ser metabolizadas correctamente y cuya acumulación trae consecuencias poco deseables.